Este complemento sexual es uno de los productos estrella de cualquier sex shop, un juguete con gran variedad de opciones, donde se puede elegir tamaño, grosor, color, funciones, forma, calidad-precio… Las mujeres de nuestra sociedad no debemos ocultar la masturbación, en solitario y en pareja, relacionarnos de forma saludable con nuestra sexualidad es positivo; por eso, hoy en día podemos obtener cualquier vibrador o dildo libremente y de forma fácil, con diseños modernos, variados y coloridos, con precios para todos los bolsillos. Pero esto no siempre fue así, el origen de los vibradores tiene una larga historia hasta nuestros días.

A finales del siglo XIX un médico británico inventó el primer vibradorelectro-mecánico con forma fálica, su función era terapéutica en las consultas para tratar la histeria. Una “enfermedad” que sufrían las mujeres y se había extendido entre las féminas de la época victoriana inglesa, como explicación a cualquier comportamiento extraño y dentro de la doble moral característica de este periodo. Para conocer un poco más esta historia, recomiendo ver la película “Hysteria”. Pero, ya anteriormente los antiguos griegos habían definido esta enfermedad (hystera = útero), descrita por Platón o Galeno, como causa de la privación sexual de mujeres pasionales, en vírgenes, monjas, viudas y en algunas casadas.

Para tratar la histeria femenina, los médicos acariciaban manualmente el clítoris y la vulva de las pacientes hasta que la mujer alcanzaba el “paroxismo”, lo que en nuestros días se conoce como orgasmo, es decir, el doctor las masturbaba. Este tratamiento era habitual en consultas privadas y una fuente de ingresos fácil y sin riesgo de mortalidad, el único problema era la técnica del masaje que podía durar mucho tiempo y cansaba las manos, por lo que se plantearon otras opciones para mantener a las pacientes y el dinero. Así, se empezaron a utilizar los primeros vibradores en las consultas médicas y como servicio en balnearios de lujo, es decir, para las mujeres de la alta sociedad.

En las primeras décadas del siglo XX, una empresa fabrica el primer vibrador eléctrico para uso doméstico vivrador antiguosiendo uno de los primeros aparatos en ser electrificado, delante del aspirador o la plancha. Muchas compañías diseñaron sus modelos y versiones, de tamaño más reducido y distintas formas de funcionamiento (corriente eléctrica, gas, baterías o pedales). Se comercializaba como “máquinas de masaje anti estrés para mantener felices y relajadas a las mujeres”, con anuncios en revistas y catálogos femeninos, considerándolo un utensilio de terapia en el hogar a precios asequibles. Un ejemplo en la imagen de la derecha.

En los años 50, tras declararse que la histeria femenina era un mito anticuado y la popularidad del cine amplió el acceso a las películas pornográficas, la imagen y reputación de los vibradores cambio en la sociedad. Pues dejó de verse como un instrumento médico y se empezó a ver el vibrador como juguete para obtener disfrute sexual, ya que el tratamiento era una sesión de masturbación, lo que les convirtió públicamente en objetos de “perversión” retirados bruscamente del mercado haciéndose un tema tabú (ocultando la obtención de placer para las mujeres sin necesidad de haber un hombre ni penetración).

En la crisis del SIDA, el uso del vibrador se incluyó como práctica de sexo seguro lo que fue un impulso para aumentar sus ventas progresivamente hasta nuestros días, sabiendo hoy que su uso no tiene ningún efecto negativo en la salud y que se puede disfrutar en soledad o en pareja como parte de una vida sexual sana, además favorece el bienestar físico y mental por las sustancias segregadas con el orgasmo.

Si quieres comprobar la evolución de los vibradores y comparar modelos, marcas, es decir, las opciones que ofrece este amplio mercado y escoger el que más se adapte a ti, pásate por nuestra sección de juguetes para chicas o por nuestra máquina sex shop 24h situada en la estación de servicio Repsol de la Calle Arturo Soria 29 (Madrid)

Diviértete sin tabúes, atrévete 😉

vivradores varios