Hoy 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer desde nuestro blog queremos hacer ver las diferencias que existen a nivel sexual entre ambos sexos, para ello hemos tomado una noticia de BBC Mundo publicada hace unos meses y hemos hecho un pequeño resumen resaltando los puntos que nos parecían más importantes.

“Por qué la masturbación femenina sigue siendo un tabú”

Situaciones diferentes en el mundo: En Suecia empezaron por inventar la palabra “klittra”, es un verbo y denomina el acto de masturbarse cuando lo hace una mujer, combina clítoris y glitter (brillantina en inglés), fue elegida por su parecido a clítoris, ya que es el órgano más importante para el placer femenino. Fue escogida entre las propuestas que recibió la Asociación Sueca para la Educación Sexual cuando lanzaron una campaña para inventar un nuevo nombre a la autoestimulación genital femenina. Según Hedvig Nathorst-Böös, miembro de la asociación: “En los países del norte de Europa la actitud hacia el sexo es bastante liberal, siempre más con los hombres que con las mujeres. Por eso se lanzó la campaña, para promover la igualdad entre géneros. La sexualidad y masturbación femenina ha sido un tabú, como si las mujeres no tuvieran derecho a sentir placer y deseos como el hombre, y por eso no existían tantas frases o palabras para describir el acto”.

8

Luz Jaimes, médica sexóloga y secretaria de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual dice que las mujeres a nivel mundial siempre hemos tenido la masturbación como una tarea pendiente. En Occidente la situación es variada, pero todavía existen profundas desigualdades en el género, aún cuando la visibilización de los derechos sexuales de la mujer es cada vez mayor, también existen hombres y mujeres que bajo la visión machista sentencian y señalan las manifestaciones del placer femenino con una amplia lista de adjetivos como busconas, salidas, incluso mal utilizan el término de ninfómanas.

Esta apertura no es igual en los países del Golfo Pérsico, donde las mujeres tienen la vida pública totalmente restringida, como en los del norte de África. La sociedad de Jordania, tampoco es tan abierta con el tema, ya que no aceptan el sexo antes de casarse y tener sexo con uno mismo es vergonzoso en mayor medida para las mujeres que para los hombres. Y hay partes del mundo en el que la situación es más extrema. Por ejemplo, en algunas regiones de África la extirpación del clítoris para que las mujeres no puedan sentir placer es una práctica extendida, recuerda la Federación Africana para la Salud y los Derechos Sexuales; calculan que en ese continente el 30% de las menores de 15 años serán sometidas a ese procedimiento no quirúrgico en la próxima década, hasta un 98% en algunas comunidades de Somalia.

La figura de la religión: Las normas culturales y religiosas no permiten que las mujeres disfruten en plenitud de su sexualidad, la educación sexual que las mujeres reciben es pobre o restringida en comparación a la del varón. Y es que, aunque la Biblia, por ejemplo, no menciona la masturbación, durante siglos las autoridades de diversas iglesias cristianas la trataron como algo prohibido para ambos sexos. También se conjugan en el Islam los términos masturbación y prohibición, conforme al Consejo de la Sharia (organismo creado en 1982 para resolver los problemas matrimoniales de los musulmanes de Reino Unido a la luz de la ley musulmana de la familia): “El Corán dice que la masturbación no está permitida y es igual para hombres que para mujeres.” Pero algunos expertos aclaran que, la masturbación no es totalmente haram (prohibido) o halal (permitido) en el Corán, sino que depende del criterio con el que se interprete.

Diferencias entre hombres y mujeres: Desde la niñez puede resultar normal, “la necesidad”, de que un niño se toque los genitales; pero si es una niña la que lo hace se le reprenderá e insistirá que “no hay que tocarse”. Hasta en los países más liberales es común que desde la adolescencia los varones hablen con sus amigos sobre cuánto y cómo se masturban, mientras que entre mujeres sigue sin ser un tema de conversación recurrente, incluso cuando son adultas. Las diferencias también las encontramos en internet, las entradas sobre la masturbación femenina son en su mayoría pornográficas, mientras que las dedicadas a la práctica masculina suelen ser páginas informativas o de consejos. Los pocos estudios científicos que existen sobre el tema también reflejan esta disparidad, aunque ninguno de ellos es global, todos, aunque con distintos porcentajes, coinciden en que las mujeres se masturban menos o no admiten que lo hacen públicamente.

Fiabilidad de las estadísticas: De acuerdo al Comportamiento sexual en Estados Unidos (2010), el 44% de los hombres se masturbaban dos o tres veces por semana, algo que sólo hace el 13% de las mujeres. Y la versión en español del Inventario de Actitudes Negativas hacia la Masturbación, de 2009, reveló que era mucho mayor el porcentaje de los varones que informaba haberse masturbado en el último mes (46,9% frente al 4%). Pero los resultados de estas investigaciones no son concluyentes, la sexóloga española Lorena Berdún opina que “En temas de sexualidad siempre es difícil calibrar las estadísticas, datos o publicaciones que hablan de unos u otros comportamientos, modos o usos. La sexualidad es algo tan íntimo que seguramente no somos completamente sinceros al decir lo que nos gusta y lo que no, lo que hacemos y lo que no.” Aun así, los especialistas reconocen que el estatus la práctica masculina y la femenina es distinto en cualquier sociedad.

IMG-20160308-WA0007

Normalización de la sexualidad: Ante esto, son muchas las voces que reclaman la masturbación, alegando los beneficios para la salud física y mental de esta práctica. Pero su argumento principal tiene que ver con el empoderamiento, algo por lo que el feminismo lleva décadas luchando, cultivar la sexualidad hace a la mujer más independiente, alejando la idea de que es el hombre exclusivamente el que le puede dar placer sexual. En España, cada vez más mujeres hablan de su sexualidad sin tapujos y además se han puesto muy de moda los juguetes eróticos, que muchas mujeres usan y dicen que usan haciendo que el tema poco a poco deje de ser un tabú. Quizá a la gente todavía no le gusta hablar de masturbación, pero la frecuencia en la que tanto hombres como mujeres se masturban ha ido aumentado respecto a estudios anteriores, lo que significa, que tenemos menos prejuicios para autocomplacer nuestros deseos sexuales.

Para leer la noticia al completo:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151119_100_mujeres_masturbacion_femenina_tabu_lvl