Se acerca San Valentín y… ¿no sabes que regalar a tu pareja? Los tradicionales bombones, las flores o la típica cena romántica no ayudan a despertar la pasión, por eso desde aquí os proponemos algunas opciones alternativas, que harán que el sexo no se convierta en algo aburrido y rutinario. ¿Qué mejor regalo que un buen orgasmo en el día de los enamorados? Actualmente, las alternativas del mercado son muy amplias pero, lo primero que debes hacer, es abrir tu mente, dejar volar tu imaginación (quizá encontrar la fantasía o sueño que quieres realizar) e incorporar nuevos elementos para reavivar la llama de tu relación.

1. Juegos de mesa sexuales: tendréis las risas aseguradas cumpliendo excitantes deseos, superando desafíos así como conversaciones sobre fantasías que ayudan a conocer mejor a tu compañer@. La partida se estimulará mientras se avanza con preguntas que suben de tono y se vuelven más picantes. Obtendrás increíbles ideas sacadas del mismo kamasutra, por ejemplo, con unos dados que determinarán qué acción debes realizar y en qué lugar o una ruleta te indicará la postura sexual a llevar a cabo con tu amante. Incluso el clásico trivial se ha reconvertido al lado erótico, responde a preguntas comprometidas. ¿Quién dijo que los juegos solo eran para niños?

2. Aceites de masaje: nada más sensual que dar o recibir un masaje de nuestra pareja, puede empezar en los pies, las piernas o en la espalda y después avanzar hasta tener “happy ending”. Apagar la luz, encender unas velas e incienso, poner música relajante y preparar un ambiente confortable para comenzar con el contacto piel con piel. Puedes elegir un aceite con el aroma favorito de tu amad@, también puedes elegir uno con efecto calor para que no le resulte tan complicado deshacerse de la ropa en una noche de invierno o una vela de masaje que proporciona un calor más tibio. No hace falta ser masajista para conseguir relajar a la otra persona, hacer que se olvide de los problemas cotidianos y cierre los ojos, dejándose llevar por las sensaciones que le dan el resto de sentidos, especialmente el tacto y el roce con las zonas erógenas que aumentará el deseo.

3. Saborea la sensualidad: el cerebro libera endorfinas cuando comemos y cuando mantenemos sexo, dos placeres que están relacionados por el uso de la boca. La combinación de ambos nos lleva a estas atrevidas propuestas que te engancharán:

  • 3.1 Lubricantes de sabores: intensifica el placer en el sexo oral con sabores que van desde el afrodisiaco chocolate, o tradicionales como banana, cereza, menta, vainilla hasta los originales con sabor a cóctel o cannabis. ¿Cuál probamos hoy?
  • 3.2 Pintura corporal (Bodypainting): desata tu faceta artística sobre la piel, puede ser divertido descubrir el dibujante que llevas dentro con chocolaterapia (negro, con leche, blanco), también tienes sabores como caramelo, vainilla o donuts glaseado!
  • 3.3 Polvos comestibles: guía a tu pareja a través de tu cuerpo, empolvarse las zonas erógenas con un ligero brillo para que no se pierda en el recorrido hasta tu lugar favorito será muy erótico, mientras prueba sabores como chocolate negro, fresa, frambuesa o frutas exóticas…

4. Anillos vibradores: no son novedosos pues ya llevan tiempo establecidos, pero sí es de los juguetes más populares entre las parejas. Ofrecen un toque divertido a las relaciones sexuales a un precio asequible, ayudan a las chicas a llegar al orgasmo con mayor rapidez puesto que estimulan el clítoris durante la penetración vaginal, siendo más fácil “sincronizarse” en el orgasmo con la pareja por la doble estimulación. También tienen una ventaja para los chicos, pues al ponerlo en la base del pene (sin apretar ni sentir dolor) ayuda a mantener la erección durante más tiempo y las vibraciones resultan agradables. Esta opción es ideal para saber si nos satisfacen las sensaciones conseguidas, para después plantearnos utilizar otros juguetes de pareja más nuevos y curiosos que también se basan en el uso de vibraciones.CMYK básico5. Fetichismo BDSM (Bondage, Dominación, Sumisión, Sado-Masoquismo): hace justo un año las salas de cine se llenaban con el estreno de la película “Cincuenta sombras de Grey”, basada en las novelas de la trilogía que en los años anteriores alcanzó los primeros puestos de ventas. Esta historia acerco el mundo del BDSM a la gente de a pie, consiguiendo aumentar el interés por objetos fetichistas haciendo que no fuese un tabú reducido a grupos de gente conocedores del mismo. Para iniciarse en este mundo, podemos comenzar añadiendo en el juego preliminar unas esposas de metal o aterciopeladas. Estos juguetes fetiche van desde las sencillas máscaras, plumas y esposas hasta látigos, cuerdas y cuero, rodeados del glamour y erotismo de representar papeles como sumis@ y dominante. Soñar con que dominamos al otro es un juego sexual que esconde el instinto de poder y supervivencia del humano, para probar este mundo hay diferentes kits completos para premiar y castigar, papel que representa el dominante hacia el sumiso y que supone la confianza plena del sumiso (siempre con el consentimiento de ambos y dos palabras clave para parar el juego cuando el sumiso no quiera continuar). Los papeles se pueden intercambiar para probar los dos roles, a veces tener el control y otras dejarse llevar.

 

RECUERDA: Diviértete sin tabúes, atrévete 😉